Boudoir NO significa desvestirse ante la cámara. El juego de la seducción, la imaginación, la insinuación hace que la fotografía cobre fuerza. Es imprescindible que exista un enfoque honesto y puro de la persona a la que estamos fotografiando. Este estilo no es para agradar a hombres, sino a la mujer que está delante de la cámara.

Normalmente las sesiones boudoir son un regalo especial para alguien, pero también lo son para una misma porque en ellas descubrirás lo realmente sensual que puedes llegar a ser.

Es una experiencia que no tiene edad, encuentra tu momento y siéntete especial.